martes, 16 de marzo de 2010

Atrapados en la red

Tan cotidiano resulta a día de hoy el internet que no le damos la transcendencia que debiéramos. A modo de presentación sin barroquismos, es una red mundial única, un sistema de comunicación que comenzó en 1969 cuando se estableció la primera conexión entre las computadoras de las Universidades de California y Utah, aunque no fue hasta 1990 cuando un grupo de físicos, en la frontera franco-suiza, la Organización Europea para la Investigación Nuclear –CERN- construyó el primer cliente y el primer servidor web. En 2006 se alcanzaron los mil cien millones de usuarios.
A parte de usarse a nivel particular, lo cual es muy habitual, las empresas lo han ido adquiriendo para el desarrollo de sus negocios.
Las redes sociales se han ido creando desde el año 1997 (AsianAvenue, Blckplanet, MiGente) permitiendo que gente que no se va a ver en la vida puedan conocerse por este medio y compartir… bueno, hoy en día con los principales competidores (Hi5, MySpace, Facebook, Tuenti, Twitter, Orkut), casi todo.
Lo que no parece muy habitual, sin embargo, es que organismos oficiales o delincuentes se den a conocer por estos medios. En el último, parece más bien un exceso de vanidad.
En Italia, por ejemplo, se ha detenido a uno de los mafiosos más buscados al interceptársele su conexión a la red, pues tenía un perfil en Facebook en el que se hacía llamar… Scarface (la película de Al Pacino interpretando a Tony Montana que en castellano viene a significar “cara cortada”).
En Nueva York, el FBI detuvo el año pasado a un activista que daba instrucciones a los manifestantes contra el G-20, (que tuvieron lugar en Pittsburgh -capital del Condado de Allegheny, en Pensilvania-), a través del Twitter sobre la ubicación de los policías antidisturbios.
En Irán, la policía del régimen usó los mensajes de la oposición en la red social para controlar sus pasos.
En nuestra piel del toro, la Policía Nacional se ha abierto un perfil en Twitter (http://twitter.com/policianacional) donde cuelgan sus actuaciones más relevantes y cuenta con casi mil seguidores. Aunque, de momento, lo usan como una herramienta de comunicación más.
Relevante y más veraz fue el caso de Polonia donde, hace un par de años, prohibieron a los policías entrar en las web de redes sociales… pues en lugar de trabajar se ponían a chatear –término que ha cambiado de concepto-.
En fin, no me parecen suficientes intercepciones y creo que las fantasiosas series y películas que nos hacen llegar no redactan la realidad. De momento, el nuevo Edén para los “crackers” apuntan contra estos espacios porque pueden obtener datos personales y privados recurriendo a sencillas técnicas de ingeniería social mientras el Responsable de la división de seguridad electrónica del CNI asegura que “Los 'hackers' van rápido y nosotros, con la lengua fuera" y que "El ciberespionaje es más barato" o que “Nadie está libre de los ataques 'troyanos' en el ordenador... Tenemos mucha tecnología y poca conciencia de los riesgos asociados; eso nos hace más vulnerables.
Desde el otro lado de la red, un "servidor".

No hay comentarios:

Publicar un comentario