lunes, 22 de marzo de 2010

d10s y el Messias

Me pilló en plena infancia la ascensión al reino eterno de Diego Armando “Pelusa” Maradona, tal vez por eso, cuando me hablan de fútbol, pienso antes en él que en un Pelé al que no vi o que en un Zidane que me pilló algo trasnochado de apasionarme con simples mortales, aunque reconozco que todos ellos han sabido bailar muy bien sobre la cancha.
Es mi parecer que se han cebado con Maradona, incluso él mismo contra sí. Y lo llaman d10s. “Argentina vivió -en palabras de Valdano- en pocos años varias dictaduras militares y frustraciones sociales de todo tipo y en él hallaron una salida a su frustración colectiva”. Tal vez se explique por su baja condición social que impactara tan popularmente agravándose con sus continuos enfrentamientos contra el poder –sea cual sea éste y de donde provenga-. Quizá se necesite tener a un dios a “mano”.
Pero ¿quién no conoce sus devaneos entre la vida y la muerte? ¿Hasta qué punto influyó toda esta idolatración?
Entre los años 1982 a 1985 no consiguió ningún título personal quien estaba llamado a la gloria, tan sólo tres campeonatos con el F. C. Barcelona (Copa del Rey y Copa de la Liga en 1983 y Supercopa de España en 1984)… Y en 1986, el mundial y la cocaína.
Tiene creada una iglesia según la cual estamos en el año 49 d. D. (después de Diego) y, entre otros, uno de los títulos más honoríficos que jamás he escuchado: Maestro Inspirador de Sueños por la “Universidad de Oxford –Inglaterra-“, en 1995.
Aún así, tengo la sensación de que su vida personal no está completa. Espero que el nuevo “Messias” del fútbol tenga bien aprendida esta lección, porque está llamado a sucederle en el trono del Olimpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario