miércoles, 3 de marzo de 2010

Terremoto

Según la Nasa, el terremoto de 8’8 grados que ha padecido hace unos días la costa de Chile, el séptimo de mayor densidad de la historia, puede haber cambiado la rotación del Planeta y acortado la duración de los días en la Tierra. Sin embargo, los simples mortales no lo apreciaremos, se trata de tan “sólo” 1,26 milisegundos, según han informado desde Pasadena.
Pero antes de continuar, primero quiero expresar mis condolencias a los afectados.
Lo que más ha impresionado han sido los ocho centímetros en que se ha desplazado el eje de la Tierra. Como comparativa con algo que podamos relacionar, el de Sumatra en 2004 fue de 9’1 grados, acortó los días en 6,8 microsegundos y cambió el eje en 7 centímetros. Las consecuencias en Chile han sido más significativas debido a que el epicentro se ha dado en latitudes medias registrando un ángulo más pronunciado conforme al eje de la Tierra, que no se trata del eje norte-sur.
El terremoto más fuerte registrado también acaeció sobre Chile, con 9,5 grados en 1960.
Después de esto, lo único que nos queda es aguardar a que la distribución de Poisson con sus probabilidades se ahoguen en medio de los océanos y las placas encuentren de una puñetera vez su sitio en la Tierra… pero todos sabemos que eso no sucederá.
Me resulta curioso cómo, en algunas zonas, el ser humano encaja estos azotes de la Naturaleza con cierta permisividad. No concibo estar expuesto continuamente a que la madre Naturaleza venga a destruirme. Igual que no concibo cómo el ser humano se empeña en seguir interponiéndose en su curso natural. Aunque supongo que se debe a que me sitúo fuera de su alcance, hasta el momento.
Quizá, el contenido de mis palabras variaría mucho si escribiera desde Valdivia, Kantto, Puerto Príncipe, Tanshan, Indonesia, California o Messina, por poner un ejemplo de los cerca de cuatrocientos mil terremotos que se han contabilizado ya desde 1963 y que, a saber, cuántos milisegundos y centímetros habrán modificado. De los daños personales nos hacemos una idea…
Claro, que también es probable que ya no pudiera escribir nada.
No soy ningún experto en esta materia pero me apetecía escribir sobre ello, un poco por ellos, y porque aún puedo hacerlo mientras afuera llueve.

No hay comentarios:

Publicar un comentario