lunes, 12 de abril de 2010

La República Independiente de mi Blog.

No tengo ningún afán político a la hora de ideologizar mi postura contra la monarquía. No se trata de ser de derechas o de izquierdas, propongo más bien no perder el norte.
Tal vez, en épocas de señoríos fuera la forma más eficaz de sostener las riendas estabilizantes, y arrear las expansivas, de las regiones. No dudo de la doble lectura que pueda aportar la historia, pero nos encontramos en una época en la que se me antoja difícil sostener un razonamiento lógico que haga perdurar este sistema.
Y resulta incalculable el patrimonio que ¡poseen!, lo que habrán acumulado, recaudado y heredado a lo largo de la historia, desde... ¿los visigodos?, ¿los católicos?, ¿don Pelayo? A esto se une, bajo la ingeniosa frase de "... una cantidad global para el sostenimiento de su familia y su casa, y distribuye libremente la misma" -art. 65 de la Constitución-, un presupuesto anual de 8'9 millones de euros, tan "sólo" unas cien veces más que un europarlamentario, a quien no le preguntan siquiera si tiene familia numerosa.
¡Y es la primera vez que se congela el sueldo de sus realezas! Aunque con las aportaciones privadas que seguirán recibiendo de sus bufones sospecho que conseguirán seguir llegando a fin de mes (menos mal que la seguridad, actos, dietas de viajes, etc., van en otro presupuesto).
Creo que un buen tiempo de pre-adaptación (o readaptación), vista la experiencia en este país, a una república podría establecerlo el actual monarca convirtiéndose en el primer gobernante de la misma. Tras los primeros años de mandato de rigor, habría transcurrido un tiempo más que adecuado para encauzar la continuidad electa o su sucesión.
Obviamente, no se trata de compararse con ninguna república, y mucho menos con las dos que nos anteceden. Considero que lo adecuado es aprender y progresar. ¿El sistema? ya lo expresé en http://donjuandelacalle.blogspot.com/2010/03/el-oculto-poder-del-pueblo.html y lo mantengo.
No obstante, le veo un pero importante a la república y es que se politizaría el estado en detrimento de los asuntos internacionales. A favor, sobre todo y añadido a lo expuesto, que dejaríamos de mantener a una familia que... Mejor no sigo, no quiero acabar como Guillermo Torres (el jueves).

No hay comentarios:

Publicar un comentario