martes, 11 de mayo de 2010

La incertidumbre de un sino.


Bueno, parece que los sistemas telemáticos me proporcionan el consuelo de no verme tan solo, al menos si sé buscar. Aunque es cierto que, la mayoría de veces, es más arte de azar que conocimiento.
Han abierto una página en Facebook titulada "Para que el papa Ratzinger sea juzgado por un tribunal penal internacional" razonado de la siguiente manera "por cómplice y encubridor de abusos sexuales en el seno de la iglesia católica. Porque las leyes son para todos..."
Bien. Según las noticias que han bombardeado últimamente las portadas de la prensa, no faltan argumentos, desde luego.
Entre tanto, Garzón ha solicitado su traslado durante siete meses a la Corte Penal Internacional. Se masca la tragedia... Aunque, tal vez, sólo sea una estratagema mientras se resuelven las tres causas que se mantienen contra él. Éste también tiene sus páginas de apoyo en Facebook con casi trescientos mil seguidores... Y el apoyo judicial internacional, que es quien le reclama.
Ojalá que las injusticias actuales no se conviertan en futuras deudas históricas rodeadas de polémica. Estamos en una época en que se puede apreciar lo justo de ciertas acometidas judiciales.
Si el Juez Garzón ha cometido algún delito, que lo juzguen y condenen, que es lo que se supone que él mismo defiende. No se trata de darle poder absoluto, más bien de establecer un rigor. Si no, que le dejen seguir aplicando la Declaración de los Derechos Humanos Universales.
A Pinochet -por citar el caso más conocido- lo reclamó tras nueve años "retirado". Un buen alarde sería no tardar tanto en meter mano al máximo dirigente de la iglesia católica, si se tienen pruebas de todas las graves y dolosas acusaciones que está recibiendo.
¿Qué trato le darían, en el supuesto, a Benedicto XVI: Jefe de estado, líder espiritual, delincuente,...? ¿Lo sabremos?
Nota.- Creo que estoy obligado a decir que las caricaturas son extraídas de internet (no quisiera conocer a Garzón en el desempeño de sus funciones ni volver a topar con la iglesia).

No hay comentarios:

Publicar un comentario