jueves, 24 de junio de 2010

El orgullo gay en Huelva.

Me cansa ver como, todavía, siguen surgiendo planteamientos sobre la estabilidad o salud de las personas homosexuales. No hay mayor enfermedad mental que la intolerancia.
Yo me considero varón de mi especie y heterosexual... Y, por mucho que lo piense o lo lea, no veo un argumento razonable en ello para adquirir una postura déspota contra quien no piense lo mismo. No sé, igual es por mi falta de conocimientos aritméticos o astrológicos que no veo por dónde sentirme superior o inferior.
Mi apetencia se inclina por lo mujeriego, sí, y no lo considero una enfermedad. Tal vez, por la escasez de oportunidades pueda llegar a ser un hándicap pero ¿enfermedad?.
No llevo bien una exaltación impositiva de género o condición, no obstante, no es justificación para reducir los derechos de igualdad que han de asistirnos a todos: Blancos o negros, hombres o mujeres, homosexuales o heterosexuales, altos o bajos,...
Hoy se celebra, en Huelva, el día del orgullo gay. Sin embargo, en la plaza de las Monjas, lugar donde se centran decenas de actividades a lo largo del año, no podrán festejar su día los homosexuales por decisión del ayuntamiento. Pueden argumentar lo que quieran pero yo denoto una clara discriminación a los homosexuales -de ambos géneros-.
Aclaremos que homosexual procede del griego homós -igual- y del latín sexualis, es decir, viene a ser una relación sexual y/o sentimental entre personas del mismo sexo. No utilizaré otros adjetivos en pos de evitar que se pueda interpretar peyorativamente.
Y ya pueden decir los curas y los moralistas lo que les venga en gana. Desde aquí, en apoyo a la libertad de condición, argumentaré dos cosas:
1º No conviene echar cuenta a medios días habiendo días enteros
2º No hay mayor desprecio que no hacer aprecio.
Disfrutad de vuestra fiesta en la medida que podáis, dad una lección de comportamiento y dejad las mariconadas -esta vez sí, peyorativamente- a las tristes vidas insulsas que carecen de capacidad para razonar sin tratar de ponerse encima o debajo.
La celebración comenzará con una marcha desde la Plaza de la Soledad a las 21.00 horas.

2 comentarios:

  1. Un gay es una persona normal, como no, pero lo que no llego a entender, es porqué se empeñan en celebrar una fiesta por su condición sexual. De esta forma lo que hacen es dar argumentos a quienes tienen una vida tan pobre que necesitan invadir la de los demás. Dicho lo cual cada uno que haga lo que le parezca, y les aconsejo que la fiesta se la monten en privado, y disfrutando de lo único que los distingue: algo tan personalísimo como el sexo...

    ResponderEliminar
  2. Por eso lo de la lección de comportamiento y dejad las mariconadas ¿no?

    ResponderEliminar