jueves, 10 de junio de 2010

Avive el seso y despierte.

Jorge Manrique de Lara y Figueroa es otro de mis autores de cabecera. No existen datos fiables sobre él hasta 1465, pero se sabe que siguió la vida política, militar y literaria de su familia.
Resultó herido de muerte en la batalla contra el asedio a Uclés en 1479, luchando con las tropas de Isabel y Fernando contra los partidarios de Juana la Beltraneja, en una escaramuza cercana al castillo de Garcimuñoz, en Cuenca.
Unos aseguran que murió de inmediato, otros que murió días después. Pero entre sus ropas, hallaron sus últimas líneas: "¡Oh, mundo! Pues que nos matas, / fuera la vida que diste / toda vida; / mas según acá nos tratas, / lo mejor y menos triste / es la partida".
Su obra consta de apenas 40 composiciones, clasificadas en amorosas, burlescas y doctrinales. Esta última, parecía dar respuesta a su canción: "No tardes, Muerte, que muero; / ven, porque viva contigo; / quiéreme, pues que te quiero, / que con tu venida espero / no tener guerra conmigo".
Pero, sin duda, la obra que más reconocimiento le creó fue la elegía "Coplas a la muerte de mi padre" -Rodrigo Manrique- entre cuyos versos destacan, entre otros, los pedagógicos "Nuestras vidas son los ríos / que van a dar en la mar,...". Lope de Vega llegó a decir de ella que «merecía estar escrita en letras de oro», fueron glosadas por innumerables autores, merecieron el honor de una traducción al latín, e influyeron en grandes poetas como Francisco de Quevedo o Antonio Machado. Paco Ibáñez hizo una versión musical al ritmo impuesto por el pie quebrado.
Usó la canción trovadoresca, la copla real, la copla castellana, la copla de pie quebrado (de la que fue inventor su tío, el también gran poeta Gómez Manrique), la esparza y la copla de arte menor. Su rima es un tanto descuidada pero su lenguaje llano, lo que le individualiza del resto de autores de su época.
A mí, de vez en cuando, me gusta recitar "Más placer es que pesar / herida que otro mal sana / quien durmiendo tanto gana, / nunca debe despertar". Sobre todo cuando se empieza a abandonar la noche, cual parco símil.

Recuerde el alma dormida,
avive el seso y despierte
contemplando
cómo se pasa la vida,
cómo se viene la muerte
tan callando,
cuán presto se va el placer,
cómo, después de acordado,
da dolor;
cómo, a nuestro parecer,
cualquiera tiempo pasado
fue mejor.

3 comentarios:

  1. Tan divino y tan poco promocionado-amado, eh? Una pena...

    ResponderEliminar
  2. Me ha salido en las letras de control al escribir tu mensaje "culess", pero de eso nada yo madri oe oeeeeeeeeeee...qué conste en acta!.

    ResponderEliminar
  3. Yo le tengo presente, al menos. ¿Te han gustado los cambios del blog? Me parece más acogedor, con la imagen de la lluvia fuera ;-P
    Lo que no sé es cómo quitar lo del control para escribir directamente. Un beso, Triana.

    ResponderEliminar