miércoles, 2 de junio de 2010

Parad el mundo que me bajo.


"La felicidad está hecha de pequeñas cosas: Un pequeño yate, una pequeña mansión, una pequeña fortuna". Con el pelo informalmente engominado, amplias cejas de betún, esquivas gafas redondas, bigote exageradamente decorado y un habano con la ceniza a medio caer, el neoyorquino Julius Henry Marx, que "nació a una edad muy temprana", pasó de ser un simple comediante a un dogmático de la trivialidad, valga la paradoja, ("Nunca olvido una cara pero con la suya voy a hacer una excepción"), aunque eso ya lo preveía cuando dijo: "Encuentro la televisión muy educativa. Cada vez que alguien la enciende, me retiro a otra habitación y leo un libro". Esto le debió de aportar ese confuso aire de optimismo sobre "La humanidad, -que- partiendo de la nada y con su sólo esfuerzo, ha llegado a alcanzar las más altas cotas de miseria".
Groucho Marx era hijo de inmigrates alemanes judíos y se dio a conocer actuando con sus hermanos Chico, Harpo y Zeppo. El quinto en discordia, Gummo, nunca apareció en las películas y Zeppo sólo apareció en las seis primeras.
A Groucho le dieron un Oscar honorífico (1974) tres años antes de morir de neumonía. Y no es real la leyenda de su epitafio -"Perdonen que no me levante"-, como se puede ver en la foto, fue incinerado y sus cenizas se guardan en el Eden Memorial Park.
Eso sí, dejó atrás tres ex-esposas y tres hijos ("El matrimonio es la principal causa de divorcio") quien "No deseaba pertenecer a ningún club que acepte como socio a alguien como él". Supongo que repetiría, si pudiera, aquello de "He tenido una noche absolutamente maravillosa. Pero no ha sido ésta".
Existen divergencias en el posible origen del nombre Groucho: Según la hija de Chico fue por su carácter (“grouchy” es “gruñón” en inglés); en la biografía de Harpo y mencionado por Chico, sería alusivo a una bolsa salvavidas (“grouch bag” en inglés) en alusión al pequeño bolsillo colgado del cuello usado para guardar dinero; y la tercera, en la que el mismo Groucho, descontento de que le vieran gruñón o tacaño, afirmó que venía de un personaje de la historieta “Sherlocko el Monje”... Aunque los biógrafos lo tienen por mentiroso compulsivo.
En fin, aunque disfrute con este personaje no quiero excederme en barroquismos con sus frases, sólo un par de ellas más. "Estos son mis principios, si no le gustan tengo otros", y esta ha sido mi historia de hoy, si no te gusta "no puedo decir que no estoy en desacuerdo contigo".
Nota.- "Cualquiera que diga que puede ver a través de las mujeres se está perdiendo un montón de cosas".

2 comentarios:

  1. ...por cierto (jejejje)..."cualquiera que no entre en este blog se está perdiendo un montón de cosas"
    ;)

    ResponderEliminar
  2. Juan eres único, felicidades guapo

    ResponderEliminar