jueves, 14 de octubre de 2010

La esperanza de los mineros.

Me congratulo, como supongo que todos, por el rescate definitivo de los 33 mineros sepultados en la Mina de oro y cobre de san José en Chile. Es una noticia que no creo que haya escapado de la atención de nadie. Acabamos de vivir el rescate, como ya digo, más mediático que recuerdo de toda la historia de la humanidad.
No puedo evitar plantearme qué es lo que hubiera sucedido en otras minas del mundo. Y he estado deliberando largo rato si debía escribir este artículo... Afortunadamente, la repercusión mediática funcionó adecuadamente para recibir las subvenciones y apoyos necesarios para tan ardua empresa.
El 5 de agosto quedaron bloqueados, en el interior de la mina, 33 mineros por un derrumbamiento. Tras varios días de incertidumbre, fueron localizados por una sonda subterránea 17 días después, enviando el ya famoso mensaje esperanzador: "Estamos bien en el refugio los 33". El 26 de agosto, la televisión difundió las primeras imágenes de los mineros.
Fue entonces cuando la justicia bloqueó casi dos millones de dólares de ingresos de la mina para indemnizaciones.
El 30 de agosto se empezó la perforación del plan A, el 5 de septiembre comenzó la del plan B y el 19 de septiembre se inició la del plan C.
Durante el largo 13 de octubre -00'11 horas a 00'55 h. del día 14- se consiguió rescatar a todos ellos.
La movilización en Chile me ha entusiasmado pues, esta vez sí, ha sido por una cuestión de vida o muerte. Incluso, han conseguido congregar a cerca de 2000 periodistas cubriendo la noticia y las imágenes del rescate en directo han sido las más seguidas en todo el mundo.
En algunos círculos chilenos se habla -con respeto hacia los mineros- de la coincidencia de adelantarse el rescate -previsto para un mes después- y poder llevarse a cabo antes la partida del presidente chileno Piñera a Europa, lo cual redundará en su popularidad...
Una empresa de gafas se promociona aprovechando que a los rescatados se les proporcionaban gafas de sol para evitar el daño producido por el cambio de luz. Sobra decir que Hollywood también se ha apuntado a rentabilizar el show especulándose que Javier Bardem será el protagonista. En fin, sin palabras.
Mientras, los mineros han hecho un pacto para no hablar de ninguno de los demás. Sólo contarán, si cumplen lo pactado, historias sobre sí mismos, en todo caso.
Esperemos, no obstante, que sirva de precedente para evitar futuros accidentes provocados por las precarias condiciones a las que estamos acostumbrados verles trabajar. En la piel del toro no somos ajenos a ello, debido en gran parte por la cantidad de movilizaciones llevadas a cabo, especialmente, por los mineros asturianos.
Lo dicho, enhorabuena a los mineros rescatados, sus familias y a los chilenos en general por contagiarnos del orgullo de celebrar la vida.

1 comentario: