martes, 26 de octubre de 2010

Una de pulpo.

Fuera aparte de los tejemanejes diarios de nuestros politicastros, hoy me ha sorprendido algún que otro noticiario -más que noticiero- que ha empezado con la fatal "suerte" del pulpo Paul, aquel al que lanzaron a una inverosímil fama con sus supuestas predicciones durante el mundial de fútbol. Así entendí la humildad de los ganadores.
¡Pues claro, coño!... ¿Con qué noticia, si no, iban a empezar? Resultan banales la legionela en Madrid, la condena a muerte en Irak -de la "mano derecha" de Sadam-, la amenaza nuclear iraní, los narco-asesinatos (o como demonios los quieran denominar), los más de 100 muertos y 500 desaparecidos en el "tsunami" de Indonesia, la falsificación de medicamentos por internet -casi el 50%-, la sequía del Amazonas, los "ombligos infectados" por la filtración de los wikileaks, la aparición de un niño en una fosa séptica en Alicante, las vejaciones y torturas del ejército británico, los tiroteos en la frontera marroquí con Sáhara Occidental, los animales salvajes que se manifiestan en Kentucky, el brote de cólera en Haití, los 260 millones recaudados por Hacienda -¿seguimos en crisis?- de cuentas suizas, la tensión en las calles francesas, los vertidos residuales en Cataluña,...!
Después de todo, mi llanto será pueril pues es de suponer que pocas personas habrán llegado a estas líneas consternadas por el sino de la selección española de fútbol sin el prestidigitador adivino Paul.

No hay comentarios:

Publicar un comentario