jueves, 11 de noviembre de 2010

No estoy para reverencias.

He procurado no hacer leña del árbol caído durante estos días, y mira que me lo han puesto a huevo.
Recientemente, se ha montado la marimorena en la piel del toro por la visita del máximo representante de la iglesia a nuestro país. He podido leer manifestaciones de lo más variopintas pero me obligué a guardar una cierta distancia para calmar mis neuronas pues se me revolucionaron hasta el enfurecimiento al ver las declaraciones que hicieron tanto este... energúmeno con este país como su séquito.
No es que me sienta más permisivo en tolerar ciertas declaraciones inconcebibles en boca de quien no puede presumir de moral, precisamente.
Ignoro hasta qué punto podemos o debemos permitirnos ciertos gastos que se meten de lleno en la contrariedad. Cualquier asiduo lector de mis palabras sabe mi postura y que no hay nada más lejos de mi intención que faltar al respeto a las personas por sus creencias, que ni siquiera trato de desmontar la fe que se quiera ejercer, de manera que espero que esto se entienda en cada recóndito de mis frases.
El capo de la iglesia -maneja las creencias para provecho- ha sido tratado como jefe de estado en algunos aspectos y como estrella del rock en otros. No comparto lo primero, es más, me enerva.
Punto uno: Cuando un representante de nuestro estado visita un país nos cuesta el dinero a nosotros. Si este señor de moralidad distraída quiere seguir reclutando fieles para su empresa que lo pague con sus presupuestos.
Punto dos: Este país, guste o no, es laico. No me ha gustado nada que haya venido a declararnos en el epicentro de ninguna guerra. Aquí cree quien quiere creer y deja de hacerlo el que no quiere. Y, además, sabemos -o pretendemos saber- respetarnos entre nosotros, cosa que este individuo demuestra no saber hacer. Si se va a inventar una guerra que la genere bajo el árbol de su "paraíso", no aquí donde nada tiene que ver.
Punto tres: Para colmo, le secunda Rouco Varela diciendo que somos hostiles con la familia. Lo siento por mi tono pero hay que ser gilipollas, ¿qué coño sabe una persona de su situación sobre lo que es una familia?... "Siempre habla de putas la Tacones".
Punto cuatro: Nada de esto me habría afectado si hubiera venido, como digo, como una estrella de rock. Vienen, dan su espectáculo, se financia con los asistentes y promotores,... Me alegro por aquellos quienes han hecho negocio con su conato de invasión pero sin tergiversar los términos.... Podría continuar pero me estoy encrespando más de lo que merecen este hostil y oportunista emisario de humo y sus secuaces.
Quiero terminar dejando pensamientos airados en mi chistera, a pesar de que han tratado de abrir una llaga en nuestra moral para meter el dedo sin hacer referencia de todos los actos vomitivos y despreciables de los que ha sido parte directa. Sólo espero que el tiempo acabe poniéndolo en su sitio, no hacen falta silogismos para llegar a conclusiones.
Y esto es tan sólo mi derecho a expresarse como lo hacen ellos... solo que con menor repercusión, a la vista está.

2 comentarios:

  1. Pufffff... Menudo Cristo Hermanito! Como tú dices la Fe es algo íntimo y personal, y así debería quedar, sin intentar que los demás tengan la misma Fe que uno..., por muy de blanco que vaya (no me refiero a Cristiano Ronaldo, si no al otro Cristiano que también va de Blanco...) Lo peor de todo, es que no mientes. El Art. 16 de nuestra "Sagrada" Constitución, dice que España es Laica. Que así sea, Amén. Pueden ir en paz.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que comulguemos en la misma comunión ;-P
    Muchas gracias

    ResponderEliminar