martes, 21 de diciembre de 2010

Mear fuera del tiesto

A ver, porque tratar de explicar esto puede llevar a malinterpretaciones si no se redacta con la debida elocuencia.
Leo en casi todos los medios de comunicación: "Denunciado por hablar del jamón en clase"...
Don José Reyes Fernández es un profesor del Instituto de Enseñanza Secundaria Menéndez Tolosa de La Línea de la Concepción (Cádiz).
El supuesto "¡afectado!" es un menor de religión musulmana llamado Aisha.
Aunque no viene al caso -eso espero-, Menéndez Tolosa fue ministro del Ejército en España -1962 a 1969-, habiendo ejercido previamente de gobernador militar en el Campo de Gibraltar (Cádiz). Osea, fue un general de Franco y ahora da nombre a este Instituto.
Bueno, pues estaba dando clases de geografía el profesor Reyes a sus alumnos, en concreto a lo que afecta el clima en la actividad económica, y no se le ocurre otra cosa más que hablar de lo bien que se conservan los jamones en la sierra de Trevélez -Granada- y lo próspero que resulta.
Aisha, herido en sus sentimientos más profundos, se pronunció afectado alegando que en su religión no se permite ni oir hablar de jamones.
Tras un intercambio de opiniones, el muchacho contó lo sucedido en casa y denunciaron al profesor por estos hechos... Los que he narrado grosso modo, y espero que hayáis pillado el acento sarcástico pues creo que ya habréis comprobado la oblicuidad de culto de este fervoroso apologeta del laicismo. Demos gracias de que no fueran clases prácticas.
Convendría recordar a los que se han criado en esta cultura e instruir a los que pretenden convivir dentro de ella que se está o se viene a un país laico donde la libertad de opinión sólo se vulnera si afecta a la monarquía -a pesar del obsoleto art. 525 del Código Penal- y que las religiones pueden instalarse sin imposiciones ni excesivos acomodos -mal que les pese-. A pesar de lo grotesco que me resulta la manifestación y exaltación de ciertas creencias, sé que he de convivir con ello al igual que los demás conviven conmigo. Y creo que esa ha de ser una de las máximas a tener en cuenta.
Por cierto, sin ánimo de ofender -pues tengo entendido que las apuestas también son tabú en algunas religiones-, suerte mañana con la lotería a quienes juguéis, aparte de muchísima salud -por supuesto-.

2 comentarios:

  1. ...un platito de jamón?...ibérico of course ;)
    Por cierto (es que hacía mucho que no lo escribía,jejej)...un beso!!!

    ResponderEliminar
  2. Of course, Peque... Por cierto -jejeje-, un besazo y gracias

    ResponderEliminar