viernes, 28 de enero de 2011

Babel y sus dialectos.

Últimamente vamos de polémica en polémica. Sinceramente, creo que son artimañas generadas para desviar la atención popular de los temas que realmente nos preocupan. Como decía el poeta romano Décimo Junio Juvenal en una de sus sátiras: Panem et circenses.
Como no están los tiempos para repartir mucho pan y no parece haber nadie dispuesto a multiplicarlo, hemos de conformarnos con el circo que nos ofrecen redactado a modo de diatribas.
Este país al que yo consideraba tolerante y hospitalario, desde su principal metrópoli hasta su última aldea, me está sorprendiendo por la constante negativa a todo en estos últimos tiempos. Toros, religión, arte, tabaco, autonomías,...
Tengo la sensación de que nos estamos volviendo excesivamente ególatras con respecto a lo que creemos que poseemos y no es así. Me parece que se está extra limitando el papel del ser humano en la naturaleza y en este mundo por el cual estamos de paso, nada más... Bueno, creo que esto comenzó ya a engendrarse con los primeros imperios de "nuestra" historia.
La última comidilla ha resurgido porque en el senado del gobierno español se ha empezado a adecuar el uso de todas las lenguas territoriales de la nación porque supone mucho gasto y hace que se parezca más a Babel que al senado español.
Dudo que suponga tanto gasto y creo que ha generado algún empleo cumpliendo, además, con los derechos reconocidos en la constitución vigente que, en su artículo 3.3 reconoce la riqueza lingüística como patrimonio cultural, su respeto y protección.
Las vueltas que he podido dar -menos de las que quisiera- me han llevado a valorar esto.
Este gasto social y cultural lo considero una nimiedad comparado con lo que verdaderamente ha sumergido a este país -y a casi todo el mundo- en la crisis. Ya digo que no parecemos conformes con nada y estamos dispuesto a entrar al trapo de cualquier gladiador que nos echen a la arena -cualquiera echa un toro-.
¿Hay que usar pinganillo? He visto cifras que ni haciéndolos de oro pero considero que es una manera de conocer más sobre nosotros, algo de lo que no podemos presumir.
La polémica ha saltado por introducir traductores del gallego, catalán, vasco y valenciano, no porque sus señorías se dediquen a dormitar en sus poltronas. Pues bien, aún quedan por introducir la fabla, el bable, el riojano, el castúo,...

jueves, 20 de enero de 2011

Si toco el clarinete.

Bueno, este ciudadano cosmopolita no puede estarse quieto.
Mientras espero unos documentos que considero que resultarán imprescindibles para concluir y perfeccionar la realización de mi libro, acabo de comenzar a aprender a tocar el clarinete y el bajo eléctrico -sobre esto último, también me han propuesto el contrabajo pero no me queda sitio en mi estudio para algo tan grande-, aparte de sus correspondientes lecturas musicales, claro. Ya os iré contando si soy capaz de desarrollarlo adecuadamente... con eso me conformo, de momento.
Os podría abrumar con detalles -especialmente, los que tengo que estudiar- pero no creo que os interese.
No obstante, no abandono el blog, seguiré colgando desacuerdos... en cuantito vuelva de Segovia, de donde soy oriundo y a donde me escaparé unos días.

miércoles, 19 de enero de 2011

Se permite fumar.

Bien, como ya sabéis los asiduos lectores del blog, soy un fumador convencido. A pesar de la cruzada que siento sobre mis hábitos -no sólo los de fumar-, creo que lo positivo será buscar remedios de cohabitación. Y basta de moralinas demagógicas.
No voy a disculparme por fumar ni por ser fumador, lo llevo gratamente.
¿Mata? Sí, claro, pero si queréis empiezo a desplegar una lista de todas las cosas que lo hacen.
¿Respeto a los no fumadores -incluídos niños-? Por supuesto, pero después de muchos debates espero que no espeten contra los fumadores por la mala salud de la sociedad.
¿Perjudica a los trabajadores? Claro, y alabo que se les proteja en sus derechos -aquí puedo desplegar otra lista enorme de oficios que habrían de ser revisados-.
Poniendo en antecedentes a quienes desconozcan la razón de lo que digo, el 1 de enero de 2006 entró en vigor la primera ley anti-tabaco en España (ley 28/2005, de 26 de diciembre) que se ha visto modificada por la ley 42/2010, de 30 de diciembre, y que ha entrado en vigor el pasado 2 de enero del año actual.
Algunos medios de comunicación han hecho el agosto en plena cuesta de enero con la polémica que siguen alimentando llegando, incluso, a hablar de medidas que no he visto por ninguna parte en la ley -y me las he leído, si me importará...-. No soy un experto jurídico pero si existe algún artículo en el que hable de los famosos 150 metros, entre otras patrañas, que me lo haga ver, por favor.
Sé que no es fácil de asimilar para mucha gente y menos aún para los hosteleros. Voy a tratar de poner algún remedio -aparte de la insumisión que están llevando a cabo algunos- que resultará más viable para unos que para otros pero que servirá de solución para muchos de los que nos hemos visto degradados.
Aún se puede fumar en los clubes de fumadores, los cuales no pueden tener -entre otras cosas- ánimo de lucro. Muchos bares se han visto afectados tras la última modificación al haber habilitado -con motivo de exigencias de la anterior ley- un espacio para fumadores con el gasto que eso les supuso. Pues bien, creo que muchos de esos espacios se pueden transformar en un club de fumadores sin ánimo de lucro, sólo el espacio ese. Y ya me levantaré a pedir mi cervecita sin fumar.
Creo que es un remedio que respeta a los no fumadores, lo cual pretendo, como que se me respete. Eso sí, me juego lo que queráis a que, si eso se realiza en algún bar, el club tendrá también socios no fumadores, más de la cuenta.
Creo que es una pequeña y no tan utópica solución... Hasta la siguiente modificación.

sábado, 8 de enero de 2011

No os tengo olvidados.

La entrada de hoy -me vais a disculpar- no va a tener comentario alguno sobre nada, a pesar de que razones he ido hallando durante estos días y bastantes desde el enojo. Hoy he entrado para saludaros y desearos lo mejor en este año nuevo que ha empezado -2011- y justificar el abandono a que os tengo sometidos.
Estoy metido de lleno en un libro -¡por fin!- al que no le queda mucho ya pero que me tiene atareado hasta el insomnio. Mi ausencia del blog viene dado por evitar distracciones que, como digo, a veces se me hace harto difícil por el curso que va tomando la actualidad.
Cuando concluya el libro, os lo presentaré y trataré de ponerme al día con vosotros. Mientras, si os apetece, podéis ir escribiendo comentarios a traves del enlace de este post sobre algo que queráis que abordemos... Y sí, por supuesto, dejaré caer algo sobre la ley anti-tabaco, sobre todo, que sabéis que me pilla de cerca y me tiene bastante "tocado".
Respecto al libro, acepto sugerencias aunque me reservo el derecho de admitirlas... Es broma, las tendré en cuenta, dadlo por hecho.
Nada más, desearos lo mejor y enviaros un fuerte y sincero abrazo, aparte de los consabidos besos castos.