jueves, 20 de enero de 2011

Si toco el clarinete.

Bueno, este ciudadano cosmopolita no puede estarse quieto.
Mientras espero unos documentos que considero que resultarán imprescindibles para concluir y perfeccionar la realización de mi libro, acabo de comenzar a aprender a tocar el clarinete y el bajo eléctrico -sobre esto último, también me han propuesto el contrabajo pero no me queda sitio en mi estudio para algo tan grande-, aparte de sus correspondientes lecturas musicales, claro. Ya os iré contando si soy capaz de desarrollarlo adecuadamente... con eso me conformo, de momento.
Os podría abrumar con detalles -especialmente, los que tengo que estudiar- pero no creo que os interese.
No obstante, no abandono el blog, seguiré colgando desacuerdos... en cuantito vuelva de Segovia, de donde soy oriundo y a donde me escaparé unos días.

2 comentarios:

  1. Ya veo que has empezado con buenos planes para el año, entre ellos tu libro, no me lo quiero perder, y el otro venir a dar una vuelta por Segovia, a ver si coincidimos, cosa dificil con la enana pero estare atenta a las fechas.
    Buen viaje

    ResponderEliminar
  2. Y estoy más liado que la pata de un romano pero no quiero dejar esto, de manera que me apretaré un poco.
    Ya he vuelto de Segovia y no volveré hasta junio, para entonces que son fiestas.
    Besicos y gracias.

    ResponderEliminar