sábado, 12 de febrero de 2011

Mis limitaciones.

Llevo unos días vagando por la historia de la literatura y, aunque no parezca muy ético para mi propósito, me aplasta la idea de verme sometido a análisis métricos, rítmicos y demás rigores exigidos para culminar lo que, a fin de cuentas, considero imprescindible a la hora de escribir: Sentir.
Por decirlo de alguna manera, se siente con el tango -¡vaya que sí!- pero, yo al menos, no dejo de sentir también cuando suena un bolero, un rocanrol, un vals o una jota. Y yo, no me considero más que un simple rapsoda que trata de interpretar los descompases de la vida que vive en la vorágine histórica de arritmias en que se halla.
Sé que suena a excusa pero no me voy a esconder, sólo recuerdo que si algo tiene la literatura son licencias, versos libres, versos blancos, canciones,... Bueno, y, tal vez, a Juan Calle.
Cuando escribo, busco enamorarme de las musas para que me proporcionen el adecuado conjunto de palabras para formar las frases que quiero decir. Sin eso, dudo que pueda transmitirlo para encontrar lo que, a fin de cuentas, me parece imprescindible después de sentir: Hacer sentir. Después, llega la tarea de medir y rimar, porque me gusta como hobby pero no como imposición.
Ya conozco los rigores pero no sale de mí seguirlos -salvo circunstanciales casualidades-, es la manera en la que me gusta vivir y, por lo tanto, expresarme. Quien me conoce, lo sabe.
En breve, daré por concluido mi primer libro amparado en estas normas, mis normas. Sólo me queda buscar la manera de editarlo y sé que me va a provocar un auténtico quebradero de cabeza por esto que estoy diciendo pero tampoco busco ser el mejor escritor ni crear un género literario -¡por favor!-, estaré más cerca de pasar por un mediocre o mal escritor pero he hallado un sentido que a muchos expertos parece faltarles y lo que siento a través de mi obra no me lo quita nadie. Yo no concibo la literatura con escuadra y cartabón.
Cuando leo lo que escribo, lo siento y, si no, lo rompo o me tiro horas detrás de ello hasta conseguir lo que quiero. Creo que bastante criba es.
No obstante, a quien le apetezca podrá ir comprobando mis limitaciones en breve.
Por cierto, en el libro incluiré alguno de mis dibujos como el que acompaña este texto -veréis que mi limitación es extensa-.
Conste que este fragmento es el aura con el que envuelvo mis dudas para seguir adelante.
Jaque.

14 comentarios:

  1. Me tengo que enrocar. No soy maestro en estas artes, ni las practico. Pero sí se, como en todo lo que me rodea, que existen normas. Y no digo que haya que seguirlas. Lo que digo es que para poder saltárselas hay que conocerlas. Tal y como tú acabas de hacer. Felicidades. Has captado la idea. Y acabas de escribir lo que yo considero, un buen prólogo para tu libro. Si tu verso es la mitad de bueno, que tu prosa aquí acreditada, date por exitado. Mi enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, Culpable, recuérdame que compartamos la pena que te caiga porque lectores como tú son para los que trato de escribir y a los que me he de deber.

    ResponderEliminar
  3. Así se escribe, tal cual.
    Lo de buscar editor es más latoso.

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, José, tu comentario me alienta mucho. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Sé tú mismo. Que tus voz no esconda el alma del hombre, tus emociones, por reglas, corrientes o gustos. Aleixandre decía que "...la Poesía es humanidad, si no no es poesía". Y lo dijo en una diatriba con Juan Ramón, él que dominaba el lenguaje, el simbolismo y la forma... Un abrazo, a la espera de ese libro. Pedro Gollonet

    ResponderEliminar
  6. Muchísimas gracias, Pedro... Vicente, Juan Ramón,... ¡Ufff!. Sin palabras, un abrazo y, de nuevo, muchas gracias, Pedro, espero que la espera recompense la paciencia.

    ResponderEliminar
  7. Ays, qué decir cuando ya te lo han dicho todo...pues que espero impaciente ese libro que si dice la mitad de lo que te llevo leído ya me doy por satisfecha :)
    ...por cierto (no podía faltar, jejeje)...ya hay ganas de un achuchón aderezado de un buen café!!!

    ResponderEliminar
  8. No me tienes que decir nada, Peque, da por hecho el achuchón... y el café. Y el saludo de José, que ahora mismo te traslado por facebook para que lo tengas más presente.
    Lo dicho José, un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Si es que al final, dios los cría y ellos se juntan, jajajaj
    Un beso enorme para mi lobo favorito y...Don Juaaaannn, ese cafeeeeeee!!!
    ;)

    ResponderEliminar
  10. " Hoy estoy aqui sentado.,,viendo nubes sobre mi...como van, cambiando de forma... de forma y de lugar...
    y... aquellas aves, sobre los cables, siempre se podran largar...de esta lluvia y de este largo invierno..a otras tierras más cálidas"...
    Angel Arroyo.- Recuerdas hermano?????
    comenzamos esa letra y ya estoy para grabarla en canción. Acordes muy en la línea de "El sitio de mi Recreo" ...espero terminarla esta semana y enviartela. Eres un maestro!! felicidades y esperamos ansiosos ese libro!

    ResponderEliminar
  11. Bueno, bueno, bueno. Me estáis dejando, ¡uff!. Os debo más de lo que creía. Doy gracias de teneros ahí. Peque, bueno, ¡qué te digo! Y, hermano, compadre,... Angelito... a tu eterna disposición, ya lo sabes.

    ResponderEliminar
  12. Cuando las cosas salen del corazón, las normas.... sobran.... Espero que muy pronto cuente en mi biblioteca con un ejemplar de ese libro. Brujita

    ResponderEliminar
  13. Muchas gracias, brujita, un placer tenerte por aquí... Y yo espero poderte llenar media estantería con el tiempo. Besos.

    ResponderEliminar