martes, 8 de marzo de 2011

Día Internacional.

No sé si he de felicitar a las mujeres o desear que deje de celebrarse este día. Bueno, lo cierto es que lo tengo muy claro y no voy a tratar de justificarme, no creo que tenga que ser necesario ya a estas alturas. Al que su cabecita no le dé para más no creo que yo le vaya a convencer de lo contrario en su cerrazón.
El día 8 marzo se decretó originariamente como Día Internacional de la Mujer Trabajadora, reconocido por la ONU, y creo que su propósito era IGUALAR géneros. Y digo igualar porque a los términos a los que estamos llegando empiezan a ser denigrantes para los hombres. La IGUALDAD consiste en ponernos a todos en los mismos derechos y deberes para una convivencia justa y equilibrada.
Como ejemplo de lo que digo, aún a riesgo de no explicarme adecuadamente, objeto contra la discriminación de porcentajes en empleos y cargos que se está promulgando pues considero que va en detrimento del progreso y abogo en favor de los mismos en igualdad de condiciones y términos tanto para hombres como mujeres, indiferentemente de orientaciones sexuales, razas, físicos, etc., pues no considero efectivo establecer un 50 x 50 % obligatorio de hombres y mujeres para un empleo. No veo que sea tan difícil: Equis plazas a las que podrán acceder tantas personas, independientemente de géneros en igualdad de condiciones… y punto. Pongamos el caso de que puedan acceder personas no tan capacitadas como otras por preparación –no por género- a un cargo de elevada responsabilidad. No sé, creo que no se trata de ningún juego. Si a un partido político sólo se presentaran mujeres y a otro sólo hombres, no entiendo que el segundo incumpla lo establecido cuando lo que ha de importar es el eficaz desarrollo de unas ideas.
Soy consciente de que aún existen discriminaciones en nuestra cultura en este sentido y que por ello puede ser necesario pero eso es lo que se ha de perseguir y castigar, no a todos en general porque la mujer tampoco está discriminada ya en general sino sólo en determinados ámbitos.
Celebrar a día de hoy, en pleno siglo XXI, un día por la mujer muestra las carencias de igualdad de nuestra sociedad. No ha de ser motivo de celebración alguna si aún ha de reivindicarse, para mí es día de reflexión porque me han educado con la idea de que tod@s somos iguales. El sagaz lector de este blog sabe que así lo siento y mi punto de vista, y que no se trata -en absoluto- de olvidar lo que se ha luchado para conseguir esta igualdad sino de conseguir el verdadero propósito. Debemos seguir avanzando, no enmendarnos pagando los errores del pasado los que nos hemos educado corrigiéndolos.
Actualmente, se llama Día Internacional de la Mujer. Me parece que se deberían volcar esfuerzos en proyectarlo hacia esas sociedades que aún no son capaces de entenderlo y, mientras, canalizar nuestro propósito a adecuar un día con la nomenclatura definitiva de DÍA INTERNACIONAL DEL SER HUMANO.
Yo lo tengo asumido y estoy en condiciones de seguir adelante, no de estancarme.
Condeno los delitos de género y domésticos, así como estoy en contra de machismos y feminismos, y sólo será positivo si luchamos tod@s junt@s por un fin común. Espero haberme explicado bien.
Nada o poco más, sólo felicitar a mi madre –base de mi forma de ser y pensar-... porque pasado mañana, 10 de marzo, es su cumpleaños…

¡FELICIDADES, BELLOTERA, QUE CUMPLAS MUCHÍSIMOS MÁS!

1 comentario:

  1. Prefiero que no exista, así estaría todo resuelto!!!, ahora quiero celebrar el día del heterosexual....por ejemplo!

    ResponderEliminar