miércoles, 31 de diciembre de 2014

Duelo de versos, desvelo de besos

Lanzaba mensajes al mar
en botellas que antes
había vaciado yo.
Una vez, abrí
una de esas botellas
y se escaparon los besos
que hoy persigo.

Para María Teresa Lander


Fíjate bien,
arador de agua,
cuando una ola rompa tu mar.
Hay una botella perdida
entre la espuma de la noche
que lleva tu nombre.

De María Teresa Lander


... Y Carmen Sánchez González puso la imagen...

De uno al otro confín, a 28 de diciembre de 2014.

lunes, 22 de septiembre de 2014

Nada a deber

Cuando me muera
quiero que digan
que pagué mis excesos,
y no dejar
nada a deber,
nada a deber.

Cuando me muera
quiero que olvides
la cuenta de los besos
que no te di,
y no tener
nada a deber.

viernes, 15 de agosto de 2014

Vida

VIDA


Suspirar los “chopines”, los “vangogues”, las maltas, tu cuello, tu pubis.

Expirar los “bacalaos”, los “kafkianos”, los ricinos, tu tumor, tu “malalengua”.

Suspirar como si en ello consistiera verdaderamente vivir.

Expirar como si con ello se pudieran vomitar todos los antónimos de la vida.

La vida debería ser, además, la materia primordial en todo centro de enseñanza y no tanta exaltación nacionalista de propiedades, tanta fe en las mentiras y tantas fechas concretas de fallecimientos o asesinatos. ¡Vida!.

Todo y nada a un chasquido de dedos.

Una vez que se adquiere conciencia plena de su significado, sin la estigmatización que le dan ciertas religiones (déjalo todo para otra vida ¿sabes?) se entiende del respeto, de la entrega, de la emoción,… pero continua, no parcial.

Vida. Agua. Ser. Naturaleza…

Ese brillo de ojos que usas cuando miras a tu hija, ese contoneo zigzagueante de carcajadas en el cielo de tu boca, ese ronroneo que te susurra el gato bajo la manta, ese primer “papá”, ese verso que es el colofón en el poema de un amigo, ese levantarse por la mañana sabiendo que lo único que tienes que hacer es vivir…



... Con tantos suspiros concentrados necesito un cigarro.


© Juan Calle

domingo, 10 de agosto de 2014

A prueba de fe

Sois más inteligentes que yo porque debéis de saber que es más fácil sostener la cordura responsabilizando a un ser superior, por muy humillante que eso pueda sonar. Una humillación que no se siente al estar amparado en una fe bajo el que se cobija la mayoría.

Sois más inteligentes que yo, esa mayoría, porque pensáis que habéis desempeñado una labor antes que la que estáis viviendo y creéis que la vais a seguir desempeñando allende esta vida.

Sois más inteligentes que yo porque os habéis creído a pie juntillas todas las enseñanzas que os han dado desde la mafia del mercado negro del corazón espinado sin plantearos la posibilidad de expiar vuestras culpas con la responsabilidad adecuada, en lugar de tratar de hacerlo con una confesión.

Sois más inteligentes que yo porque vuestra conciencia descansa después de rezar.


Sois más inteligentes que yo porque no tenéis ni puta idea.


 © Juan Calle 2014

miércoles, 30 de julio de 2014

Nacional-istmo

No comprendo el nacionalismo. En ninguna de sus extensiones, territoriales o culturales.

La mayor parte de las veces, el sentido común es el menos usado por el más común de los sentidos.

Creo en un único origen y una naturaleza, no en entidades propias y, mucho menos, diferenciadas. Sin embargo, en toda clase de parajes está extendido este clasismo en las antípodas de lo natural, este apego por lo ancestral subjetivo.

Tengo un relativo conocimiento de mis orígenes hasta el big bang y mis propias suposiciones en los ancestros de estos.

Defender el nacionalismo es mandar a tomar por el culo cósmico –agujero negro no me suena mejor- el verdadero origen de las especies.

Sólo lo que concebimos, en lo más profundo del sentido descriptivo, como naturaleza ha existido y seguirá siendo, con sus respectivas explosiones e implosiones.

lunes, 14 de julio de 2014

Encierros

Un día, o quizás fue de noche, decidió cerrar a cal y canto la pequeña vivienda en que residía.

En los noticiarios salió como algo anecdótico pero tergiversaron la realidad de sus intenciones. Dijeron que se había encerrado en protesta de “no sé qué”, porque no estaba conforme con “no sé cuantos” y lo tildaron poco menos que de enajenado mental por sus actos. Usaban, eso sí, el participio irregular “supuesto”.

Lo que no se contó por la ignorancia y oportunismo de los medios es que no se encerró él, como afirmaban.

Ese buen día, o noche, decidió cerrar al mundo.

viernes, 11 de julio de 2014

El sexo

Me gustaría saber qué escribir
para llevarte a la cama.

Después
ya vendrá la muerte
y tendrá tus ojos,

y esas cosas.


jueves, 10 de julio de 2014

EL SENTIDO

*La cordura juega malas pasadas, sobre todo cuando se quiere convertir un sueño en instinto. La locura, en cambio, es fiel al sentido subdesarrollado de la ilusión.

Siento la escasez de sentidos. No me basta con ver que te traicionas, respirar el azufre de tu pasión desencadenada, trazar el vértigo de las cicatrices de tu pasado apagadas en tus brazos con mis callos de tanto socavar deseos, degustar la enésima derrota o escucharte negármelo todo de nuevo.

Necesito intuir otro pasado o ser capaz de mentirle, otra vez, al maldito corazón pero ya no hay crédito. Demasiadas personas mueren fuera de mi cuerpo por míseras razones.

Esta enajenación es permanente, como la parálisis que sufro en ciertos músculos sentimentales. Y todo porque no he sabido sentir a tiempo.

Sigo a lo mío sin escucharte y no veo venir la indigestión que me producirá tu nauseabunda derrota esparciendo sobre mí tus cenizas.



No me dueles, no. Ya no y, claro está, no puedo sentirlo.


*Juan Calle.
Año 5514
video

jueves, 2 de enero de 2014

Soneto de presentación IV. Manuela, el mundo por montera... Y fin, de momento

Soneto de presentación IV
Manuela (el mundo por montera)

Padre soy de cuatro libros con éste,
de decenas de canciones ajadas,
de la frustración de un sueño de hadas,
del verso forzadamente agreste,

de una patria sin frontera ni hueste,
de las noches en lid con la almohada,
de las ojeras de la madrugada
y de un pasado de lo que me reste.

Mis besos han adquirido un regusto
peregrino a la miel de la vida,
de horas continuas en duermevela.

La herencia que va a dejar mi busto
es el arca de mi causa perdida
y el mundo por montera de Manuela.


Os dejo, de momento, con uno de los trabajos que más me han gustado del aedo José Varela sobre mí (gracias, siempre, maestro).

video

Soneto de presentación III. El reverso del verso.

Soneto de presentación III
El reverso del verso

Unos mil versos después del primero,
con desprestigio más que suficiente,
sigo bebiendo de la misma fuente
del verbo seco de mi cancionero.

Y la gloria que, fumando, espero
no me seca el sudor de la frente
aunque, en pasión, sigo siendo solvente
sin necesidad de inyectarme sueros.

Busca entre líneas, dale la vuelta
a cada verso en que te reflejes,
se permite la patente de corso.

Y ya que escribo con la rienda suelta
no dudes en hallar tejemanejes:
Lo mejor del reverso es su dorso.



Soneto de presentación II. Surcando vientos

Soneto de presentación II
Surcando vientos

Después de haber arado el agua
rimando rizos y rizando rimas,
héteme aquí, tan presto, sin grimas
y dispuesto a cambiar la piragua,

para surcar los vientos, por la guagua.
He de señalar que mi auto estima
no se revaloriza por las primas,
aunque vamos a ver qué tal se fragua.

Para nuevo libro, soneto nuevo
agradeciéndote, sinceramente,
el interés que muestras por mis versos.

Que en tu estante permanezca longevo
y "me" lo disfrutes, aun vagamente,
desde el anverso hasta el reverso.


Soneto de presentación. Arando el agua

A modo de presentación redundante, mis libros pueden caracterizarse (entre otras razones) porque siempre los abro con un soneto de presentación. A continuación, os invito a ver la evolución psicológica de un fracaso satisfactorio o streap tease mental (que prefiero llamarlo).


Soneto de presentación I
"Arando el agua"

Toma mis acordes y desacuerdos,
como turbio rímel para mis rimas.
Sé que se encuentra baja mi tarima
pero podemos llegar a un acuerdo:

Lee como si escribiera para cuerdos
y subiré, si quieres, a la cima.
Después, apedrea mi auto-estima
hasta que dañes mi hemisferio izquierdo.

Lee, no obstante, sin prisas y sin pausas,
quiero aportar algo con mis letras.
Ya soy consciente de mis contumacias

pero rimar siempre fue mi gran causa.
Con este soneto pido tu impetra,
espero que te guste. Muchas gracias.