jueves, 2 de enero de 2014

Soneto de presentación IV. Manuela, el mundo por montera... Y fin, de momento

Soneto de presentación IV
Manuela (el mundo por montera)

Padre soy de cuatro libros con éste,
de decenas de canciones ajadas,
de la frustración de un sueño de hadas,
del verso forzadamente agreste,

de una patria sin frontera ni hueste,
de las noches en lid con la almohada,
de las ojeras de la madrugada
y de un pasado de lo que me reste.

Mis besos han adquirido un regusto
peregrino a la miel de la vida,
de horas continuas en duermevela.

La herencia que va a dejar mi busto
es el arca de mi causa perdida
y el mundo por montera de Manuela.


Os dejo, de momento, con uno de los trabajos que más me han gustado del aedo José Varela sobre mí (gracias, siempre, maestro).

video

Soneto de presentación III. El reverso del verso.

Soneto de presentación III
El reverso del verso

Unos mil versos después del primero,
con desprestigio más que suficiente,
sigo bebiendo de la misma fuente
del verbo seco de mi cancionero.

Y la gloria que, fumando, espero
no me seca el sudor de la frente
aunque, en pasión, sigo siendo solvente
sin necesidad de inyectarme sueros.

Busca entre líneas, dale la vuelta
a cada verso en que te reflejes,
se permite la patente de corso.

Y ya que escribo con la rienda suelta
no dudes en hallar tejemanejes:
Lo mejor del reverso es su dorso.



Soneto de presentación II. Surcando vientos

Soneto de presentación II
Surcando vientos

Después de haber arado el agua
rimando rizos y rizando rimas,
héteme aquí, tan presto, sin grimas
y dispuesto a cambiar la piragua,

para surcar los vientos, por la guagua.
He de señalar que mi auto estima
no se revaloriza por las primas,
aunque vamos a ver qué tal se fragua.

Para nuevo libro, soneto nuevo
agradeciéndote, sinceramente,
el interés que muestras por mis versos.

Que en tu estante permanezca longevo
y "me" lo disfrutes, aun vagamente,
desde el anverso hasta el reverso.


Soneto de presentación. Arando el agua

A modo de presentación redundante, mis libros pueden caracterizarse (entre otras razones) porque siempre los abro con un soneto de presentación. A continuación, os invito a ver la evolución psicológica de un fracaso satisfactorio o streap tease mental (que prefiero llamarlo).


Soneto de presentación I
"Arando el agua"

Toma mis acordes y desacuerdos,
como turbio rímel para mis rimas.
Sé que se encuentra baja mi tarima
pero podemos llegar a un acuerdo:

Lee como si escribiera para cuerdos
y subiré, si quieres, a la cima.
Después, apedrea mi auto-estima
hasta que dañes mi hemisferio izquierdo.

Lee, no obstante, sin prisas y sin pausas,
quiero aportar algo con mis letras.
Ya soy consciente de mis contumacias

pero rimar siempre fue mi gran causa.
Con este soneto pido tu impetra,
espero que te guste. Muchas gracias.