domingo, 26 de julio de 2015

Tararí

Yo quiero que tú, si quieres,
puedas jugar a los tronos,
entones los semitonos,
supliques a otros seres
-amén que no los hubiere
ni con pruebas de carbono-:
Para vivir como un mono
nadie te exige saberes.

De la misma forma, pido
que no vulneres mis creencias,
¡qué voy a hacer si la ciencia
tiene mucho más sentido!
Y, encima, he comprendido
que delinco por tenencia
de razón por disidencia
contra lo establecido.

Elije, pues, tú por ti,
y dame el mismo derecho
a golpearme en el pecho
buscando otro popurrí
sin cruz, manto ni cañí,
con reinados en barbecho,
sin procesión en mi trecho,...
Basta ya de tararí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario