viernes, 18 de septiembre de 2015

Moguer, 18 de septiembre de 2015

Mira, mijita.

¡Qué bonita parece la luna incluso esta noche! Aunque te pretendan mostrar la influencia de seres imaginarios y miedo en el cuerpo por infinidad de prohibiciones de falsa moral e infundadas razones, esa luna que se presenta tan escuálida esta noche tiene mucha más influencia sobre nuestras vidas que todas esas falacias.

Pues bien, cariño, resulta una paradoja de mal gusto que esta noche presente forma de guadaña porque segará la vida de muchas personas. No la luna directamente, claro, pero será testigo de cómo acucia la muerte en las vidas humanas sometidas al yugo de su propia inhumanidad. Y no sólo esta noche, sino cada noche, pero te lo escribo en ésta.

Habrá, no lo dudo, infinidad de personas, salvando las franjas horarias, que disfruten de una u otra manera de esta luna tan bellamente mortal, bajo un halo de indiferencia, me atrevería a afirmar, sin cuestionar por ello una actitud despreocupada ni irracional. Y habrá quien perezca sin que tenga nada que ver con lo que pretendo mostrarte.

Pero nunca olvides, mijita, que bajo este cielo aparentemente sereno también se cobijan demasiadas vidas cuyo “techo” se muestra más “desconcertante” que para nosotros, por la soberanía de los "cielos desconocidos" y las razones incomprensibles de quienes se postulan, quienes se creen elegidos para ocupar un territorio idealmente delineado.

De ahí, y sé que me reitero, la importancia no sólo de la educación sino también, una vez recibida como nos la hacen concebir, de la capacidad de progreso y de abrir la mentalidad… De evolucionar, mi vida. Pues con ello es importante adquirir el sentido de saber apreciar el entorno sin magias ni milagros sino aceptando la ignorancia propia de las condiciones del lugar por parte de quienes estamos de arrendamiento en la naturaleza, de paso, nada más. Valorar lo mucho o poco que tengamos porque siempre será más que lo que otros ni siquiera conciben. Reclamar, sin embargo, lo que otros usurpan porque es más de lo que nosotros somos capaces de concebir. Y buscar un equilibrio, y procurar ser responsable con el legado de nuestras huellas.

Y también he de reiterarme en mi egoísmo para contigo, mijita, pues puestos a no alcanzar la utopía deseo que todo lo que te cuento no lo conozcas allende mis misivas, que pertenezcas a esa clase de personas que, por enamoramiento, por estudio,  o por cualquier otra inspiradora evocación, disfrutes de “estas lunas” voluntariamente y no te acomplejes contando estrellas en las noches que te resten de vida, y espero que sean muchas y vivas. Que si tienes que saber de esto no tengas más experiencia que el que la capacidad de observación te permita.


Mira, mijita, bajo esta misma luna morirán de hambre o de frío infinidad de personas que no lo merecen, al menos, más que otras que descansan plácidamente tras planear el devenir de los primeros. Y, sin embargo, la necedad del ser humano completa portadas con uno tan sólo de los segundos como si fueran iconos de la ética, rendidos a una pleitesía tergiversada en el orden de factores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario