miércoles, 9 de septiembre de 2015

Moguer, 3 de septiembre de 2015

Mira, mijita, tiene la misma edad que tú.

Sus padres también querían lo mejor para él, sin duda, pero se topó con el peor animal que hay sobre la faz de la tierra: el ser humano, al que de humanidad ya no le queda nada.

Como ves, no juega con una pelota en la playa y ya no tiene miedo de que le alcancen las olas.

Podría haber ido contigo a la guardería y empezar el colegio la próxima semana, quién sabe, si en tu misma aula.

¿Y sabes lo que es peor? Mis lágrimas no van a solucionar nada, con el tiempo comprenderás por qué papi tiene el corazón más negro que los pulmones y odia a los gobernantes, y empieza a odiar a quienes les votan. Es injustificable ya esta ineptitud. Ya comprenderás el sentido de tirar la piedra y esconder la mano.

Y pienso en la próxima guerra que vendrá, y nos tocará a nosotros, porque será la consecuencia obvia de toda esta inhumanidad, y mira si soy egoísta que sólo pienso en cómo evitar que eso mismo te suceda a ti, antes incluso de pensar en cómo puedo evitar tanta atrocidad como individuo.

Ríe, mijita, ríe mientras puedas. Ya sabes que ahí está mi patria, en tu sonrisa. Espero que no venga nadie a expatriarme, nadie debería saber lo que es eso.

Disculpa que se me ahoguen las palabras, cariño, como el nene tumbado en la orilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario