miércoles, 21 de octubre de 2015

Moguer, 21 de octubre de 2015

Ya sabrás a estas alturas que papi es bastante suspicaz, sobre todo en lo relacionado con lo que deriva de la política y de los poderes.
Recientemente, has comenzado tu andadura escolar y no hacen más que surgirme dudas sobre si te han de preparar para ser una gran persona con un futuro ejemplar o una simple vasalla.
Aún no has cumplido 3 añitos y ya te están metiendo en la cabeza, con la excusa de realizar trabajos comunes en todos los centros educativos de este país, la falsa idea romántica de los príncipes y las princesas, que no hacen más que ensalzar una diferencia de género contra la que llevo luchando toda la vida y más en especial desde que formas una parte tan vital en mi vida, cariño, así como una diferencia de clases de la que parece que hay que hablar de refilón a pesar de ser la historia misma.
Porque claro, por lo que te escucho, te están hablando del rey y de la reina, de los príncipes y de las princesas, de los caballeros y de las damas,... pero nada te dicen de los artesanos, campesinos, ganaderos,... ni siquiera te he escuchado hablar de los bufones o de la peste negra.
Pues bien, mijita, estos últimos son los que han sustentado desde siempre la base de toda sociedad a pesar de su hambre, sus miserias y de ser quienes levantaron esos castillos que tan equivocadamente te están haciendo admirar, con su sudor  y mucha sangre  derramada, y digo equivocadamente porque no te hablan de arquitectura o arte, sino de la ostentación que predominó. Las miserables concesiones, por parte de la nobleza y de la curia, eran a cambio, por norma general, de la vida misma, un método de esclavitud que aún hoy se sigue viendo como algo normal... Claro, que, al final, todas terminan pareciendo ser confabulaciones en la cabecita de papi, ¿verdad?.
Y te despachan con un papel diciendo que tus papis han de ayudarte a hacer un trabajo sobre los castillos medievales con sus personajes, pero no he visto que aparezca en ningún lado el feudalismo, ni las cazas de brujas, ni el abuso de poder, ni los efectos de la inquisición que se llevaron a cabo en los interiores de esos mismos castillos, ni tantas otras características que no han hecho más que afianzar el estatus de los monarcas y de la iglesia, principalmente, en la parte, posiblemente, más oscura y retrógrada de la historia... de la humanidad. Porque aunque no lo parezca, o parezca que se olvide o que se instruye de manera no deliberada, la historia de la humanidad trata de seres humanos.
A fin de cuentas, estos son los mismos cuentos que tu papi se ha negado a leerte, o los ha modificado, y que hablan de toda esa miseria machista, religiosa, degradante,... con una fantasía de total normalidad.
¿De verdad que tenemos que empezar otra vez desde cero contigo, marcada por ser hembra e hija de tu padre?... te aseguro que hubiera sido mucho más sencillo, productivo, evolutivo y divertido para ambos (y para todos, pero en especial para ti que eres la única que no está apuntada a ninguna clase de religión en el cole -no salgo de mi asombro-) hablarte sobre el origen de las especies.
Me resulta paradójico que se insista desde los diferentes estamentos de la educación en que el principal papel lo tenemos que desarrollar o ha de estar reforzado por los papis, cuando me empieza a dar la sensación, mijita, de que lo que pretenden es reeducarnos a través vosotr@s e inculcaros, en esta edad tan ávida que tenéis, unos valores que, estadísticamente, tienden a desaparecer (según los estudios científicos que se van realizando sobre la evolución).

No hay comentarios:

Publicar un comentario