lunes, 15 de agosto de 2016

El paso de mis fracasos

Como un soñador relata sus sueños,
este reo habla de su cadena;
como la luna se vacía y se llena,
entro y salgo de mi mente de empeños.

Como, al oírme, se fruncen ceños
y nunca sé poner mi cara buena,
sé saborear lo que me envenena:
Doy a la vida bocados pequeños.

He aprendido, no sin discrepancia,
que en otros planetas hay más ocasos,
a restarme la menor importancia,

a hacer pie en el fondo de los vasos
y a mantenerme, de mí, a distancia
sin perder el paso de mis fracasos.

 © Juan Calle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario